Un nuevo puesto de trabajo, una nueva perspectiva.

Cambiar de puesto de trabajo representa un ascenso en tu carrera profesional. Afróntalo con una nueva perspectiva. 

Me cuesta trabajo explicar la gran diferencia que hace la perspectiva desde donde uno aborda cada contexto para abrir o cerrar posibilidades. Creo que la forma en la que tu eliges en ver algo dicta lo que ves y la experiencia. Hace muchos años me vi forzado a dejar todo lo que mi mujer y yo habíamos construido en nuestra aventura por Estado Unidos y en ese momento pude haberme enfocado en todo lo que me afectó la decisión de algún oficial de migración en el aeropuerto ó podía enfocarme en la gran oportunidad que tenía para reinventarme, reinventar mi relación con mi esposa y en lo que debía proteger de ahora en adelante para garantizar la estabilidad de mi familia. Ese “despojo” fue muy fuerte y desafortunado, pero esa situación me enseño la importancia de la perspectiva y de encontrar el aprendizaje en cada situación que se me presenta y cómo me hacen más fuertes ante los desafíos del futuro.

Con la práctica profesional que tengo ahora, basada totalmente en las personas, me encuentro constantemente colaborando con clientes que se enfrentan a un nuevo cargo dentro de la organización y necesitan solidificar su liderazgo. Muchos de ellos se dan cuenta que su función principal es habilitar el potencial de las personas para el beneficio de la organización, sus clientes y las comunidades en las que vivimos. Tengo clientes y colegas con una calidad sorprendente – su pasión, curiosidad y energía sin límites para impactar al mundo.

Si hoy buscas en Google, TED, Youtube o en Amazon contenidos alrededor del liderazgo, te vas a dar cuenta de que hay una enorme cantidad de libros, ensayos, casos de éxito, etc. Esto nos dice con claridad que el liderazgo es un tema utilizado mucho hoy en día, y que quizás no hemos terminado de entenderlo. Como ser humano, todos estamos en constante evolución y esto nos va dando diferentes perspectivas de nuestra persona, nuestra función, las organizaciones y el mundo. A lo largo de mi práctica como consultor he encontrado 5 principios que me parecen fundamentales para los líderes que se encuentran en una nueva oportunidad para ejercer su liderazgo y aquí se los comparto:

1. Gana claridad sobre tu propósito

¿Cuál es nuestro propósito? Debe ser una de las primeras preguntas que se hace un líder para poder impulsar una estrategia y tener un impacto sostenible. El propósito debe ser aspiracional y debe conectar los esfuerzos colectivos del equipo hacia un objetivo que sea más grande que ellos mismos. Un sentido de propósito claro también provee claridad al momento de la toma de decisiones, especialmente cuando estas en un terreno nuevo o desconocido. Sin un propósito convincente, nuestra vida laboral puede disolverse a una serie de acciones que nos llevan a hacer mucho, pero lograr poco.

2. Lidera con humildad desde tu nuevo puesto de trabajo

No tiene nada que ver con ser sumiso, sino más bien con ser honesto; empezando con uno mismo. Reconoce tus debilidades, todos tenemos algunas. Has un esfuerzo intencional por construir un equipo que balancea tus debilidades. De igual forma, reconoce tus fortalezas, pero ten cuidado con la tentación de confiar demasiado en ellas. Toda fortaleza llevada al extremo se convierte en un riesgo. Por ejemplo, la confianza puede evolucionar a arrogancia. Un buen sentido de autoconocimiento y la voluntad de expresarte con humildad te van a mantener en el camino correcto.

3. La comunicación constante refuerza la cultura de la organización

Lo más común que he observado en las organizaciones en cuanto a la adopción de una cultura organizacional es que los principios por los que se pretende regir la organización no son articulados con la frecuencia que deben para que las personas los absorban y los entiendan. Los principios guía son la base debajo de todo lo que sucede y que casi nadie los menciona. Un claro ejemplo de esto lo podemos ver en el gran líder del movimiento mor los derechos humanos, el Dr. Martin Luther King, quien constantemente repetía sus creencias en sus reuniones, sin importar lo grandes o pequeñas que fueran. Este aprendizaje nos recuerda que, es la convicción y el constante reforzamiento de un objetivo y los principios clave, lo que nos ayuda a crear una cultura.

4. Construye confianza

Muchos piensan que la confianza es algo que se gana, cuando la verdad es que la confianza es algo que nos otorgan y se mantiene si, y solo si, todas las partes involucradas son buenos administradores de esta. Es muy sencillo ser escéptico o generarnos una postura en base a una sola acción, en lugar de esto, vale la pena elegir poner atención en la intención y patrones observables. Debes generar un ambiente en el que cada miembro sepa que su participación, incluyendo el hacerse responsable por sus errores, es genuinamente valorado y será tratado para generar aprendizajes y entender como hacer mejor las cosas.

Asegúrate de que todos los que te rodean esperen dar y recibir retroalimentación constante sobre su desempeño. Hasta ahorita, nunca he visto algún grupo demográfico – ni los millennials – que no aprecien y estén abiertos a recibir información y consejos; claro siempre y cuando estén orientados a su crecimiento. Así que, sin importar si estas en una empresa grande o pequeña, construye una cultura en la que las personas puedan tener conversaciones abiertas y puedan compartir retroalimentación sincera sin tener miedo a juicios o represalias.

5. Celebra

El trabajo consume gran parte de nuestras vidas, realmente pasamos mucho tiempo en el trabajo. Algunos estudios estiman que en total pasaremos, en promedio, una tercera parte de nuestras vidas trabajando. Por lo tanto, los líderes deben saber reconocer cuando quitar el pie del acelerador para celebrar; celebrar a tu equipo, los desafíos resueltos, las victorias. En mi experiencia, la sensación de realización en nuestra vida profesional viene cuando trabajamos con otros y empujamos por lograr un objetivo en común que entendemos tiene una contribución a un bien mayor. Reconociendo la cantidad de energía que dedicamos al trabajo debemos asegurarnos de que cada uno de los integrantes de nuestros equipos tienen una oportunidad de parar y apreciar lo que se ha logrado. Esto, en mi opinión, es una parte importante de la autorrenovación y rejuvenecimiento, lo cual es esencial para tener empuje y crecimiento a largo plazo.

Tener una nueva función de liderazgo y tomar la silla que álguien más ocupaba conlleva una cierta responshabilidad y al mismo tiempo es una grán oportunidad para validar tu liderazgo. Ten confianza en tí y se 100% íntegro con tus creencias y valores. ¡Disfrútalo!


Deja un comentario