¿Puedes imaginarte lo que se requiere para liderar una misión de rescate en un equipo de fuerzas especiales? ¿Te imaginas lo que está en juego cuando un comandante está al frente de una operación militar en el medio oriente, y lo que exige de él como líder? Existen varios ex comandantes que han escrito al respecto. Uno de mis libros favoritos de liderazgo es “Extreme Ownership” escrito por Jocko Willink y Leif Babin, ambos ex Navy Seals. De ahí que surgen estas 12 reglas de liderazgo.

Después de leer este libro y muchos otros artículos al respecto me he dado cuenta de que de igual manera que la disciplina y la libertad son fuerzas opuestas que deben ser balanceadas, el liderazgo requiere encontrar el equilibrio en la dicotomía de muchas cualidades aparentemente contradictorias. Al ser consciente de estas aparentes contradicciones, un líder puede “balancear con mayor facilidad las fuerzas opositoras y liderar con máxima efectividad”.

Aquí están las 12 principales “dicotomías de liderazgo” identificadas por Willink y otros autores como las reglas que debe seguir todo líder efectivo:

1.       Lidera, pero siempre preparado para ser seguidor.

En ocasiones es necesario hacer a un lado el ego y considerar la perspectiva o aprendizajes del subordinado.

2.       Se agresivo, pero no déspota.

Debes tener una presencia poderosa y no tolerar pereza, mientras que aseguras que tu equipo está cómodo acercándose a tri.

3.       Ten calma, pero no robótico.

Las personas le pierden el respeto a los líderes que no tienen control de sus emociones, mientras que se acercan a los líderes que muestran enojo, tristeza, y frustración en el momento apropiado.

4.       Confiado, sin llegar a arrogante.

Los líderes con confianza inspiran confianza en sus equipos. Los líderes engreídos se convierten peligrosamente en complacientes y arrogantes.

5.       Se valiente, pero no temerario.

Los grandes líderes no pierden el tiempo contemplando excesivamente una decisión, pero trabajan en mitigar el riesgo antes de dar una instrucción.

6.       Ten espíritu competitivo, pero se un perdedor cortés.

Es necesario impulsar a tu equipo a la victoria, mientras que te responsabilizas de cualquier fracaso.

7.       Pon atención al detalle, pero no te obsesiones con ellos.

Los grandes líderes determinan lo que requiere monitoreo sin perder la visión de la mirada amplia.

8.       Se fuerte, pero ten resistencia.

Los líderes deben de empujarse a ellos mismos y a sus equipos, pero conocer sus límites mentales y físicos.

9.       Se humilde, pero no pasivo.

Los mejores líderes mantienen sus egos controlados, pero defienden a su equipo cuando una instrucción o acción amenaza el éxito de su equipo.

10.   Acércate a tus subordinados, pero no muy cerca.

Los líderes efectivos saben qué es lo que motiva a cada miembro del equipo y desarrollan y desarrollan un parentesco, sin jugar favoritismos o tolerar la falta de respeto casual.

11.   Practica la “Responsabilidad Extrema”, pero aplica el “Comando Descentralizado”

Los mejores líderes toman la responsabilidad de todas las acciones de su equipo, y evitan el “micromanagement” al confiar en su equipo.

12.   No tienes nada que demostrar, pero todo que probar.

El equipo da por hecho que el líder es la persona que esta a cargo, pero el líder debe establecer confianza en cada miembro de su equipo.

Categories: Liderazgo

Deja un comentario