Automatización e inteligencia artificial (IA). Big data y analíticos avanzados. Plataformas de colaboración y mensajería instantánea. El mundo del trabajo se está convirtiendo en un paraíso tecnológico en el que una empresa puede poner virtualmente todos los recursos que sus empleados necesitan para trabajar de manera más eficiente y efectiva en la yema de sus dedos. Aún así, el crecimiento de productividad en el trabajo esta en los números más bajos de las últimas décadas.

Esta situación paradójica la vimos reflejada en el diagnóstico de Tendencias de Capital Humano 2018 de Deloitte. Por ejemplo, 71% de los encuestados dijeron que ya están utilizando tecnologías de productividad personal como plataformas de colaboración, redes sociales internas, y mensajes instantáneos. 60 a 70% dijeron que los empleados estarán utilizando esto con mayor frecuencia. Aún así, casi la mitad (47%) también mencionaron estar preocupados porque estas herramientas no necesariamente mejoran la productividad.

¿Están justificadas estas preocupaciones? ¿Será posible que, por la grandeza de su promesa y potencial, estas nuevas tecnologías y las emergentes estén más bien reduciendo nuestra productividad?

Puede suceder, después de todo, la tecnología no es una panacea de productividad por si sola. Seguramente, en este momento, todos nosotros sabemos que el siguiente mensaje que llegue a nuestro celular puede interrumpirnos y distraernos de nuestro trabajo con la misma facilidad que podría enfocarnos y agilizar nuestros esfuerzos.

La diferencia fundamental de los 2 resultados recae en cómo ponemos estas tecnologías de productividad a trabajar en nuestra organización. A continuación, presento tres principios que pueden ser de gran ayuda para asegurar que la tecnología mejora la productividad y el bienestar de las personas en tu organización mientras que evita el convertirse en uno de las principales fuentes de sobrecarga cognitiva en su trabajo y sus vidas.

Los 3 Principios Para Gestionar La Paradoja De La Productividad Tecnológica.

1. HAZ COSAS NUEVAS, no cosas viejas de formas nuevas.

El potencial de impulso y conectividad que tiene lo social, móvil, analíticos, nube, y tecnologías cognitivas ramifica tu habilidad de transformar la forma en que las personas interactúan y crean valor dentro de una organización. La palabra clave en la frase es transforma. No puedes capturar todo el potencial de las nuevas tecnologías al usarlas para hacer cambios incrementales en la forma en la que trabajan hoy.

Olvídate de hacer las cosas viejas de una forma nueva. Esto no es solo de reingeniería de procesos – aún cuando eventualmente te llevará a esto también. En lugar de esto, trata de generar un nuevo modelo mental o modelo de trabajo al reinventar lo que el trabajo significa en el trabajo.

Después, piensa cómo es que esta nueva definición de trabajo puede cambiar como abordas la planeación de la fuerza laboral. Cuando tu entiendes el “que” y “en donde” del trabajo, puedes entonces definir el “quién”. Ya estamos viendo la definición del talento expandiéndose de empleados a trabajadores contingentes a multitudes. Ahora, esa expansión incluye a las máquinas.

2. SE EL IMPULSOR, no el impulsado.

La tecnología debe aumentar y acelerar la productividad de los empleados dentro de tu organización. Para poner a la tecnología a trabajar en favor de esto, debes ser totalmente consciente e intencionado en cómo tu organización la utiliza.

IA y el aprendizaje automático – y las herramientas que lo utilizan – pueden tornarse en una especie de caja negra. Pueden trabajar sin ninguna supervisión y dar respuestas a preguntas que ni siquiera sabríamos cómo preguntar, pero también podrían hacer cosas que causan daño o destruyen el valor corporativo. Si quieres pruebas de esto, simplemente habla con líderes dentro de cualquier plataforma de social media importante.

Si vas a mantener el asiento de piloto, no puedes dejar que la tecnología domine a tu organización. Tu eres el actor principal en el control del destino de tu organización, no la tecnología que utilizas para llegar a ese destino.

Este principio te va a llevar a hacerte preguntas que fluyen naturalmente cdespués del principio anterior. Preguntas como estas:

  • ¿En dónde y cómo puede procesarse el conocimiento en el contexto del trabajo?
  • ¿En dónde y cuándo se logran los objetivos de mejor manera con una fuerza laboral aumentada con máquinas?
  • ¿En dónde y cuándo debe automatizarse el trabajo?

Las respuestas a este tipo de preguntas van a revelar cómo tu organización puede utilizar nuevas tecnologías de forma transformacional.

3. INCRUSTA TECNOLOGÍA EN EL FLUJO DE TRABAJO, no fuera de él.

Para mitigar las distracciones inherentes a la tecnología, debes integrar tecnología al flujo de trabajo. En el reporte Tendencias de Capital Humano 2014 de Deloitte, se habla del “empleado abrumado” – esto es, los empleados que se están ahogando en el flujo de información generado por tecnologías digitales. La tendencia sigue fuerte y, si acaso cambia, los avances tecnológicos lo están exacerbando.

Para tener empleados más boyantes, las tecnologías que prometen reforzar la productividad deben ser entretejidas perfectamente con lo que lo que los empleados están haciendo momento a momento. Necesitas “personalizar” la tecnología – haciéndola simple y de fácil acceso y utilización. También puedes dar la vuelta al problema de abrumamiento al reorganizar a los empleados alrededor de la tecnología. Equipos más pequeños y ágiles pueden ayudar a aliviar la carga en los empleados, de igual manera podría ayudar el tercerizar o automatizar tareas que no agregan valor.

En resumen, para poder implementar este tercer principio y lograr el máximo potencial de la tecnología, necesitas considerar cómo, en dónde y en qué momento le entregas tecnología a los empleados.

Es altamente probable que los retos que se presentan junto con las nuevas tecnologías se presenten más y más seguido en los meses y años que siguen. Mantén estos tres principios en mente. Pueden ayudarte mientras que tu organización busca como transformar esos retos en oportunidades rentables y productivas.

Mantente al día en el mundo del liderazgo, gerenciamiento y coaching. Recibe nuestro newsletter con información, noticias y eventos relevantes para llevarte a un nuevo nivel de desempeño.


Deja un comentario