fbpx
(Last Updated On: agosto 21, 2018)

Como ya hemos establecido en publicaciones anteriores, hay ciertos retos o brechas de liderazgo que resultan comunes entre líderes de organizaciones latinoamericanas. Esto lo hemos observado sin distinción de nivel organizacional ni industria. Dentro de esto, fue muy evidente que la Efectividad Gerencial es el problema que más impacto tiene en la utilización y efectividad de estos líderes. Por eso ahora te ofrecemos 4 acciones muy puntuales que te ayudaran a mejorar la Efectividad Gerencial como parte de tu liderazgo:

1.- Establecer objetivos

Debes ser una persona proactiva en establecer objetivos, al igual que estableciendo líneas del tiempo, fechas límite y planes de trabajo; necesarios para mantenerte a ti y a tu equipo en buen camino. Las distracciones a las que te enfrentas en el día a día pueden fácilmente llevarnos a perder la visión a largo plazo e inclusive los objetivos inmediatos. Puedes muy fácilmente quedar atrapado en los problemas urgentes que salen inesperadamente en lugar de mantenerte enfocado en producir los resultados que le importan más a la organización.

Mientras que es prácticamente imposible que cualquier líder evite las sorpresas, establecer objetivos prevé un mapa al que puedes regresar una y otra vez para re enfocarte en tus prioridades más altas.

Un acercamiento honrado ya por mucho tiempo es el método SMART. Cuando estés estableciendo objetivos asegúrate que sean:

Specific – Específicos. Escribe la descripción detallada de lo que implica el logro de el objetivo.

Measurable – Medible. Establece objetivos que puedas cuantificar para diagnosticar el progreso.

Attainable – Alcanzables. Objetivos altos funcionan bien, pero debes asegurarte de que alcanzar el objetivo es posible.

Realistic – Realistas. Asegúrate de entender lo que probablemente vas a necesitar, en términos de: tiempo, recursos, y talento, para lograrlo.

Timed – Temporizado. Crea fechas de entrega o logro para los hitos importantes en el logro del objetivo, al igual que para lograr el objetivo mismo.

2.- Delegar más

Serás un líder más productivo como líder y vas a empoderar a tus colegas para que tomen mas apropiamiento si delegas adecuadamente. La delegación efectiva requiere más que simplemente quitar algunas tareas de tu escritorio, involucra un ciclo repetitivo de 4 pasos clave:

  1. Entender tus preferencias. Los delegadores efectivos priorizan su carga de trabajo y deciden cuáles son las tareas que se van a quedar y cuáles van a delegar a alguien más. Estos también entienden que tanta retroalimentación requieren a medida que la persona a quien delegan la tarea va avanzando.
  2. Conocer a tu gente. Para delegar efectivamente, uno debe asignar tareas a las personas con las que se alinean su conocimiento y sus habilidades. Esto significa que debes entender a tu gente. Utiliza la delegación para ayudar a tur reportes directos a desarrollarse, permitiéndoles que aprendan mientras que abordan nuevas tareas.
  3. Tener claridad sobre el propósito de la tarea. El propósito de una tarea le da significancia. Al alinear este propósito con las creencias y objetivos individuales o del equipo, la delegación se puede convertir en una oportunidad de crecimiento personal.
  4. Diagnosticar y recompensar. Debes trabajar de la mano de tus reportes directos para desarrollar formas de ayudarles y de ayudarte. Decide si una tarea ha sido completada apropiadamente y recompénsalos apropiadamente también.

3.- Maximiza tu valor único

Prioriza a través de enfocarte en hacer las tareas más importantes que solo tú puedes realizar. Siempre habrá más cosas compitiendo por tu atención de las que tienes energía y tiempo para completar. Prioriza las tareas más importantes que solo tu puedes hacer, y delega todo lo demás.

4.- Obtén claridad de tu rol

Debes entender cuales son las responsabilidades clave de tu rol y cuales las secundarias, e inclusive entender qué parte del trabajo le pertenece a otros.

Eso no va a detener a las personas de pedirte que tomes otras responsabilidades y proyectos. Seguramente también habrá tiempos en los que se requiera tomar deberes adicionales por circunstancias fuera de lo común, o quizás sea importante para tu desarrollo personal/profesional. Aún así, los gerentes efectivos entienden que van a ser juzgados principalmente por la efectividad que tengan en sus responsabilidades clave.

Esto también quiere decir que habrá momentos en los que deberás decir que no. Eso puede sentirse incómodo. Practicar decir que no y encontrar formas de hacerlo con tacto y profesionalismo es importante. Declinar trabajo que no es parte de tu rol te permite mantener el enfoque y entregar los resultados esperados por la organización.

 

Los líderes que en ocasiones se sienten abrumados por su trabajo pueden encontrar consuelo en el hecho de que no están solos. Al enfocarse en estos 4 comportamientos, empezando por los objetivos, tu también puedes empezar a contrarrestar esos sentimientos y generar mayor valor a la organización.


Deja un comentario

Suscríbete a nuestra Newsletter

Suscríbete a nuestra Newsletter

 

Mantente al día en el mundo del liderazgo, gerenciamiento y coaching. Recibe nuestro newsletter con información, noticias y eventos relevantes para llevarte a un nuevo nivel de desempeño.

Te has registrado exitosamente!